Translate MuPsicoterapia

18 ene. 2010

Música, sueños y psicoanálisis


El objetivo del siguiente texto es tratar de enfocar, desde una perspectiva psicoanalítica, algunos hechos de la vida cotidiana. En este caso en concreto y, como el texto está basado en vivencias personales, se hablará sobre dos sueños que incluso pueden tener relación entre sí.
Pasemos primero a narrar los sueños (en primera persona para evitar confusiones):
1. Me encontraba en una gran sala de paredes blancas, en la que había varios instrumentos musicales. En concreto, lo que había era varias baterías, de diferentes colores. Una de esas baterías era claramente mía, mientras que otras dos eran de otras dos personas que se encontraban presentes: Sergio y Juan de la Oliva.
Sergio es un compañero baterista, al que nunca he escuchado tocar pero que, simplemente al ver su set, deduzco que no debe de tocar nada mal.
Juan de la Oliva es un baterista profesional de unos cincuenta y tantos años.
Los tres andábamos tocando nuestros instrumentos, a lo “Drummería”, y yo iba fijándome en lo que hacían los demás. Después, los otros dos dejaron de tocar y simplemente me observaron, no evaluándome, sino escuchando simplemente. Cuando acabé de tocar, Juan de la Oliva me dijo que no lo hacía nada mal, que podía…y me desperté.
2. Estaba en la puerta de unos baños públicos, esperando a que Virginia (una amiga) saliera, que la había acompañado. El recinto parecía una especie de local al aire libre, como si fuera una especie de discoteca o de fiesta.
Virginia salió del baño, diciendo:
- Bueno, ya ha sido la primera.
- ¿La primera qué?- pregunté.
No entendí a qué se refería hasta que vi cómo se señalaba la nariz. Seguimos andando hasta que llegamos al lugar donde se encontraban otros amigos y Violeta (mi novia). Dio la casualidad de que cuando llegamos a ese sitio, comenzó una actuación de una batucada afrobrasileña, a la cual Violeta y yo nos unimos en una roda improvisada. Me desperté mientras aún seguíamos bailando al ritmo de nuestros cencerros, timbales y shakers.
Las interpretaciones analíticas de estos sueños pueden estar muy claras si tenemos en cuenta que, como baterista que soy, es algo lógico que sueñe con este tipo de cosas. Podría decirse que en ambos casos se trata de una orientación hacia una meta clara ligada al mundo de la percusión.
Por si aún quedan dudas, convendría aclarar que Juan de la Oliva es una de las personas a las que considero un gran maestro y del que nunca he tenido oportunidad de recibir clases, y que llevo varios años queriendo participar en una batucada de este estilo.
Así, estos dos sueños pueden considerarse como material orientado a la satisfacción de deseos del Ello. Lo que no está tan claro es si este material puede considerarse inconsciente, preconsciente o consciente, ya que, a pesar de haber salido a la luz durante el sueño, me es fácil reconocer el por qué sueño estas cosas, y nunca he negado mi deseo de hacerlas.
Aun así, hay algún elemento en cada sueño que no termino de comprender. En el primer sueño, no sé por qué está Sergio también tocando la batería. En realidad, no sé por qué está él y no cualquier otro baterista que conozca. Mi relación con el no va más allá de un saludo. Supongo que su aparición satisfaría de algún modo el deseo, la curiosidad que siento al no haberlo visto tocar su instrumento nunca.
Con respecto al segundo sueño, tampoco entiendo muy bien por qué Virginia hace el gesto típico de una persona que acaba de esnifar cocaína. Supongo que es por todo lo que ello implica para mí: Virginia es una persona relativamente nueva en mi vida, y el significado que puede tener que en mi sueño haya descubierto que se droga simboliza la decepción que estas actitudes me suponen hacia cualquier persona.
Puede que no haya sido un análisis profundo de los sueños desde el enfoque psicoanalítico, aunque sí que pueden verse elementos que se repiten, como es el del mundo de la percusión y la relación con el mundo que rodea a esta actividad.
Como elementos analíticos que han aparecido, destacan la orientación a una meta, la satisfacción del deseo del Ello y la aparición de cierto tipo de material inconsciente.
"Dijo Platón que los buenos
son los que se contentan con
soñar aquello que los malos
hacían realidad…”
(Sigmund Freud)

2 comentarios:

Sanri dijo...

Ou...
Valla sueños...
Si puedo opinar...y se ve que puedo, dire que pienso que el material inconsciente kiza no tenga que ver nada contigo, aunque tambien puede ser que sean miedos de cosas que no sabes...(quiza por eso es inconsciente...), queria compartir un sueño contigo, que creo que es todo inconsciente, pero me gustaria saber como lo enfocarias tu, si es que tiene enfoque..o si lo desecharias porque a veces, se sueñan cosas que no tienen ningun sentido, simplemente porque tu cabeza une conexiones que a veces, no tienen que ver...es algo que sueño muchas de mis noches, el ambiente lo tengo confuso, simplemente es una acción que me provoca mucho dolor, ahi va:
"da igual lo que va antes o despues...puedo estar en una fiesta, hablando con mi hermana en el baño...o en un campo sin mas, pero derrepente...la mandibula de abajo se me desencaja, sale hacia fuera,se coloca a la altura de mis dientes de arriba..y empieza a meterse para dentro, empujando los dientes de arriba hacia dentro...empiezo a sentir dolor en la mandibula...y en los dientes que parece que se van a romper, yo quiero encajarme de nuevo la mandibula, pero no puedo, no se hacerlo, derrepente, cesa...y voy corriendo a decirle a alguien, "mi hermana, alfonso, lauri..." que me ayude, que no puedo, y vuelve otra vez...y poco a poco m va arrancando los dientes de arriba, y yo lloro de dolor, y suplico que pare, y lo intento, y ...me despierto...y es como si el dolor hubiese estado toda la noche, no cesa al terminar de soñar, y es siempre igual..."
raro eeeh?

Lucas dijo...

El sábado intentaré interpretar ese sueño. Muy interesante por cierto.

¿Recuerdas aquella teoría de la que hablamos? Me comentaste que pensabas que tu estado de ánimo durante el día estaba condicionado por lo que habías soñado la noche anterior, aunque no lo recordaras. Pues esa teoría ya existe, lo descubrí hace pocos días.

El autor de esta teoría se llama Shulman y, aunque no lo he investigado profundamente, te comento lo poco que he leído sobre él:

"Para Shulman, el sueño tiene más bien la función de autoclarificación. Mediante este ensayo en lenguaje metafórico, el individuo intenta clarificar su propia postura hacia un acontecimiento o tema que le preocupa. Sin la necesidad, por el momento, de tener que enfrentarse al problema real, el individuo se crea un espacio seguro para probar una solución. [...]
Shulman subraya que esta factoría de emociones también funciona cuando el individuo no recuerda el sueño, ya que las emociones dejan su rastro en el estado de ánimo durante el día siguiente"


Evidencia clara de que ya no queda nada por inventar, aunque seguiré intentándolo =)